Trump dice que Dios usará su contagio del COVID-19 para ayudar otros

En un nuevo video, el presidente Trump se enfoca en algunos de los impactos positivos de infectarse con COVID-19 y dice que Dios usará su enfermedad para ayudar a otros a recibir un mejor tratamiento.

Trump recibió rápidamente tratamientos innovadores que ayudaron a acortar su combate con la enfermedad mortal, especialmente el terapéutico de anticuerpos creado por Regeneron. Trump dice que está trabajando para acelerar ese medicamento de anticuerpos para que esté más disponible, y lo llama “una cura”.

“Creo que fue una bendición de Dios haberlo tenido (se refiere al COVID-19)”, dijo Trump. “Esta fue una bendición disfrazada”.

El presidente dijo que quiere asegurarse de que todos los estadounidenses puedan recibir tratamientos de anticuerpos gratuitos como los que recibió. Puedes ver sus comentarios a continuación en este video:

Mientras tanto, esta semana se vio a trabajadores con trajes de materiales peligrosos rociando desinfectante en la sala de reuniones de la Casa Blanca cuando se les dijo al personal que se quedara en casa. El presidente ha regresado a la Oficina Oval pero aún no tiene programados eventos públicos.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany, tuiteó que el presidente Trump dice “se siente muy bien” y que sus médicos añaden que “no ha tenido fiebre durante más de 4 días, sin síntomas durante más de 24 horas”. Aún así, las pautas de los CDC establecen que debe permanecer aislado al menos 10 días después de sus primeros síntomas.

El jefe de gabinete de la Casa Blanca, Mark Meadows, dijo: “Su agenda en este momento es fluida; estamos viendo su pronóstico desde el punto de vista de la salud”.

Hasta ahora, al menos 24 personas que han estado cerca del presidente Trump o de la Casa Blanca en los últimos días han dado positivo por COVID. El principal asesor de Trump, Stephen Miller, dio positivo y casi todos los miembros del Estado Mayor Conjunto son los últimos en ser puestos en cuarentena.

El comandante en jefe está ansioso por volver al trabajo, incluso cambiando de opinión sobre el próximo paquete de ayuda para el coronavirus, y pidió a los legisladores que aprueben un proyecto de ley de estímulo más específico después de decir el martes que ha terminado de negociar con la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, en un paquete de ayuda más amplio hasta después de las elecciones.

El brote de la Casa Blanca plantea preguntas sobre el segundo debate de la próxima semana. El nominado demócrata Joe Biden dijo el martes que el debate debería cancelarse si Trump aún está infectado, pero que seguirá adelante con la orientación de expertos en salud.