Dante Gebel sobre apertura limitada de templos: “El estado no tiene autoridad para despojarnos de nuestro llamado”

El pastor argentino Dante Gebel dio una dura crítica a las directrices del estado de California para la reapertura de las iglesias ante la emergencia del COVID-19, durante su sermón del domingo.

“Nadie me va a decir: ‘Abran los templos, pero no vayan muy lejos’. Ningún faraón me va a decir abran los templos, pero no se vayan muy lejos. El estado no tiene autoridad para despojarnos de nuestro llamado, pastores. El estado no puede despojarnos de la función pastoral. Debemos perder el miedo y regresar al llamado original, después de todo es el único llamado que tenemos”, dijo Gebel.

“Nunca se nos fue dado un plan B, ¿o sí?, porque yo no lo tengo. Esto que quieren abrir no es iglesia, este no es el concepto de iglesia y nunca lo será. No podemos abrir los templos aconsejados por asesoría de abogados. Ningún bufete de abogados me dirá cómo tenemos que abrir las iglesias”, añadió.

Gebel comparó el juramento que realiza los profesionales de la salud sobre atender a cualquier persona, sin discriminar, con el servicio de las iglesias.

“Imagínate los que recibimos un llamado claro de Dios y no de una simple, sencilla, carrera universitaria comparado con un llamado de Dios. Nadie me puede decir: ‘Abran los templos, pero no vayas muy lejos, no dejes entrar a los enfermos, mídele la temperatura y si crees que puede contagiar al resto, lo mandas de nuevo a casa’”, comentó el predicador.

“No pueden impedir que imponga manos, que los unja con aceite, basado en la prudencia. Ya fuimos prudentes, ya fui prudente, desde este púlpito llamé a la prudencia cuando nos pidieron que nos encerráramos para que bajara la curva de contagio…”, agregó. (59:25-59:59)

El predicador argentino cuestionó el concepto de nueva normalidad en relación a los lineamientos para reabrir las iglesias, dando como ejemplo algunos países de Latinoamérica que ya pueden congregarse, pero con una limitada cantidad de personas.

“Pero, ahora quién tiene un llamado genuino no puede aceptar el concepto indefinido: ‘abran así, hasta nuevo aviso. Vamos adoren a Jehová, pero no vayan lejos. Alguien tiene que cuestionar lo indefinido o esto será la nueva normalidad para siempre, se los aseguro o cuestionamos ahora o esto va a ser la nueva normalidad. No me digan que esto va a cambiar, porque no va a cambiar. La nueva normalidad no nos permitirá ser la Iglesia que el Señor nos mandó a ser. Y el que cree que es para ahora, cuando se dé cuenta que fue timado será demasiado tarde para reaccionar. Y si los 15 millones de abortos no me exigieron que cambien mi manera de servir a Dios, no lo hará una pandemia con 2% de mortalidad. La Iglesia no puede entregar su autoridad y acobardarse. No ahora”, expresó Gebel.