Nuevo informe de libertad religiosa revela los países más intolerantes

Cristianos y otros pueblos de fe ejecutados, encarcelados y torturados por practicar sus religiones. Lamentablemente, en muchos países del mundo esta es una realidad diaria y un nuevo informe de la Comisión de Libertad Religiosa Internacional de los Estados Unidos (USCIRF, por sus siglas en inglés) revela los países más intolerantes.

“Hay muchos lugares peligrosos cuando se trata de ser cristiano”, dice Tony Perkins a CBN News. Se desempeña como presidente de USCIRF.

Este año, la comisión recomienda que el Departamento de Estado agregue cinco países adicionales a su lista de principales delincuentes: India, Nigeria, Rusia, Siria y Vietnam.

Birmania, China, Eritrea, Irán, Corea del Norte, Pakistán, Arabia Saudita, Tayikistán y Turkmenistán ya poseen la dudosa distinción.

La comisión, dirigida por Perkins, un cristiano, aboga por el ejercicio libre de todas las religiones en todo el mundo.

“Esto realmente proviene de la cosmovisión cristiana occidental de que cada persona está dotada con el derecho de su Creador de elegir si seguirlo o no. Quiero decir, vemos eso registrado en el libro de Génesis y así como cristianos por los que hemos abogado, el derecho de toda persona a creer o no creer. Ahora, obviamente, esperamos que elijan seguir a Dios, pero luchamos por ese derecho y esa libertad para todas las personas”, explica Perkins.

Durante el año pasado, la comisión llamó a China por su trato a los musulmanes uigures. Se estima que el gobierno envió 1,8 millones de ellos a campos de concentración, los obligó a trabajar y, si los informes son precisos, los utilizó para extraer órganos.

En Corea del Norte, 50,000 cristianos languidecen en campos de prisioneros mientras el mundo se pregunta qué pasó, si acaso, con el líder de la nación, Kim Jong Un.

“Ciertamente oramos para que se abran las puertas a Corea del Norte”, dice Perkins.

Uno de los nuevos países que la comisión recomienda agregar a la lista de los principales delincuentes, Nigeria, es el país más poblado de África y tiene aproximadamente el mismo número de ciudadanos musulmanes y cristianos.

El grupo terrorista islámico Boko Haram está bien organizado y financiado allí, según los informes por el aliado estadounidense Turquía, y está matando sistemáticamente a los cristianos y tomándolos como rehenes mientras el gobierno espera.

Perkins dice que hace dos años, después de que el presidente Trump se reunió con Muhammadu Buhari y le dijo que necesitaba proteger a los cristianos nigerianos, recibieron protección durante unos seis meses, pero luego fueron abandonados.

Como resultado de la violencia, el número de refugiados nigerianos está creciendo.

“Podríamos ver una desestabilización no solo de África, sino que muchos de estos refugiados irían a Europa”, dice Perkins.

Bajo el liderazgo de Perkins, USCIRF celebró este año sus primeras audiencias en más de una década, incluida una sobre antisemitismo.

“El antisemitismo es a menudo el canario en la mina de carbón. Es la señal de alerta temprana de que hay problemas cuando se trata de libertad y persecución religiosas. Puede comenzar con la población judía, pero no va a detenerse allí. Hemos visto este aumento en Europa. Lo hemos visto incluso en el Reino Unido. El Partido Laborista, algunos en el Partido Laborista se han involucrado en comentarios antisemitas”, explicó.

“Todo el mundo necesita darse cuenta de que el Holocausto es real, sucedió, para que no repitamos los mismos pasos que nos llevaron a ese Holocausto. Y algunos dirían que estamos viendo esas cosas hoy con el movimiento BDS y otras, muy similares a lo que vimos en Alemania en la década de 1930”, continuó Perkins.

La pandemia global ha agregado una capa de carga para los pueblos perseguidos.

“Algunos han usado esto como un disfraz, una cortina de humo, como una excusa para mostrar hostilidad hacia la religión y hemos llamado a esos países”, dice Perkins.

La comisión se enfoca exclusivamente en la libertad religiosa internacional, pero en su papel privado, Perkins está monitoreando cómo la pandemia ha afectado la libertad religiosa en los Estados Unidos.

“Hemos tenido bolsillos en los Estados Unidos donde ha habido, diría, una violación de la libertad religiosa y el libre ejercicio de esa libertad. Afortunadamente, el Departamento de Justicia, aquí en los Estados Unidos, intervino en esos casos”.

Y a medida que las empresas y la sociedad en general comienzan a abrirse nuevamente, él cree que las iglesias deberían ser las primeras en la fila.

Durante su mandato en la comisión, le preguntamos si parece que el mundo en su conjunto se está volviendo más o menos tolerante con la religión.

“Me alienta el hecho de que los cristianos en los Estados Unidos de América están cada vez más conscientes de la persecución de otros creyentes y otras personas de fe y están tomando medidas para abordarla, y está siendo facilitada por una administración que ha hecho la libertad religiosa su objetivo número uno de política exterior, que es enorme, tremenda”, concluyó.