Toque de queda en El Paso TX.

Debido al repunte de casos de Covid-19 en El Paso –con cifras récord de hospitalizados y positivos– las autoridades locales han decretado la implementación de un toque de queda, al menos por las siguientes dos semanas, informó Ricardo Samaniego, juez del Condado.

Asimismo, el Centro de Convenciones se convertirá en un hospital temporal para atender a los contagiados por el nuevo coronavirus dado que la cifra de internados se ha disparado.

El toque de queda que entró en vigor la noche de ayer domingo se ejercerá de 10 pm a 5 am, con el fin de aliviar la situación actual de crisis de salud que ha rebasado incluso la capacidad en los centros hospitalarios y de las camas en las unidades de terapia intensiva.

“En este momento estamos en una etapa de crisis”, dijo Samaniego al dar a conocer la orden por medio de una videoconferencia la tarde del domingo.

El juez Samaniego sostuvo que cualquier agente de la ley de El Paso, entre ellos la Oficina del Sheriff del Condado de El Paso y el Departamento de Policía de El Paso, podrán hacer cumplir la medida que contempla diferentes sanciones a quienes no cumplan con el ordenamiento.

El número de hospitalizaciones por Covid-19 en El Paso se triplicó en menos de tres semanas, pasando de 259 a 786. Además, los casos positivos superaron la marca de los 11 mil, según datos del domingo por la mañana.

Autoridades urgen a la población a cumplir al máximo con las ordenanzas sanitarias para prevenir la pandemia, en especial con la que indica “quedarse en casa”, aunada al toque de queda.

“Con el aumento de las hospitalizaciones, necesitamos que el público comprenda la tensión que atraviesan nuestros hospitales y servicios de salud locales”, dijo la directora de Salud Pública (DPH), Ángela Mora.

El domingo, el Departamento de Salud Pública de la Ciudad dio a conocer tres muertes más a causa de Covid-19 a nivel condado, con lo que la cifra fatal se eleva a 575, incluyendo a un hombre en sus cuarentas, otro en sus ochentas y una octogenaria.

Multas de 250 a 500 dólares

Los cuerpos de seguridad podrán aplicar multas a particulares de hasta 250 dólares a quienes no utilicen mascarilla facial en espacios públicos, así como de 500 dólares a quienes no obedezcan la orden de permanecer en casa.

“Será fundamental que nuestra comunidad se mantenga firme”, afirmó Samaniego sobre el toque de queda que busca limitar la movilidad de la comunidad del Condado de El Paso.

La orden apunta que todos los ciudadanos deben permanecer en sus hogares, y que sólo podrán salir si requieren tener acceso a servicios esenciales.

La medida indica que sólo se permitirá que una persona por familia pueda salir durante el efecto del toque de queda, pero que dichas limitantes no serán aplicadas a personas que tengan que trasladarse a su trabajo o para satisfacer servicios esenciales.

En el anuncio las autoridades destacaron que existe un alza del 160 por ciento en resultados positivos a partir de los primeros días de octubre.

La tendencia al alza en el número de casos positivos ha orillado a las autoridades a establecer el toque de queda y a habilitar espacios alternos de atención médica, además de que están en proceso de adecuar acuerdos de espacios en la morgue local.

Será hospital temporal

Por decisión del gobernador Abbott, el Departamento de Manejo de Emergencias de Texas ha sido instruido para convertir el Centro de Convenciones de El Paso en un hospital auxiliar con disponibilidad de hasta cien camas.

A través de un comunicado, Greg Abbott dio a conocer que se transformará el inmueble en un centro hospitalario con capacidad de 50 camas.

Las instalaciones, que abrirán esta semana, podrán ampliarse para albergar cien camas, en caso necesario.

Además de la habilitación del Centro de Convenciones, Abbott envió a El Paso unidades médicas auxiliares (AMU) para ofrecer apoyo en diferentes hospitales de la región ante el incremento de contagios. Las AMU tendrán recursos y personal propio, proveyendo cada una de cien camas extras para cada hospital.

Según el gobernador Abbott, más de 900 profesionales de la salud fueron enviados a El Paso; algunos de ellos operarán en las unidades auxiliares.

“El centro alternativo de cuidados y las unidades médicas auxiliares reducirán la carga en los hospitales de El Paso mientras frenamos la propagación de Covid-19”, dijo Abbott. “Continuaremos trabajando de cerca con funcionarios locales de El Paso y proveeremos recursos para reducir hospitalizaciones, mitigar la propagación y mantener segura a la gente de El Paso”.

El sábado, Abbott informó que estableció pláticas con los mandos de Fort Bliss, para utilizar las instalaciones del Hospital Militar William Beaumont para atender a pacientes paseños civiles que enfrentan condiciones de salud no relacionadas con la pandemia.

También se considera el trasportar vía aérea a centros hospitalarios de Texas a pacientes.

Recursos federales

El Paso recibirá además fondos federales que fueron activados para la pandemia, dijo el gobernador.

Agregó que la activación de dichos recursos se debe al resultado de una evaluación que se realizó en esta frontera, enfocada en detectar las necesidades y formas de mejorar la comunicación entre la comunidad médica local y funcionarios estatales y federales.

Los recursos referidos fueron activados por el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS).

La dependencia federal comisionó en la región a dos Equipos de Asistencia Médica para casos de Desastre (DMAT), compuestos de 35 elementos, así como un Equipo de Cuidados Intensivos para Traumatismos (TCCT).

“Texas agradece al Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos por proporcionar estos recursos cruciales y por trabajar junto con los funcionarios estatales y locales para combatir la propagación de Covid-19 en El Paso”, dijo el gobernador Abbott.