Corea del Sur incluiría a las iglesias como lugares de alto riesgo debido al COVID-19

Corea del Sur está considerando incluir instalaciones religiosas en la misma lista con clubes nocturnos, bares de azafatas y salas de karaoke como lugares de “alto riesgo” para la propagación de COVID-19 después de una gran cantidad de transmisiones vinculadas a las reuniones en las iglesias.

El primer ministro Chung Sye-kyun dijo en una reunión sobre la pandemia el miércoles que más del 40% de las infecciones recientemente confirmadas del país en los últimos tres días se remontan a lugares de culto.

“Recientemente, las infecciones a través de instalaciones religiosas como iglesias y templos continúan estallando dentro y fuera del área metropolitana. Más del 40% de las infecciones recientemente confirmadas del país en los últimos tres días se remontan a lugares de culto. La infección de una instalación religiosa se convierte en cadenas de infecciones, propagando el virus a las familias y las comunidades locales”, dijo Chung.

Se aconseja a las instalaciones de alto riesgo que cierren o de lo contrario deben hacer cumplir las medidas antivirus, incluyendo distanciamiento, controles de temperatura, mantener listas de clientes y exigir a los empleados y visitantes que usen máscaras.

También están obligados a registrar a los visitantes con códigos QR de teléfonos inteligentes para que puedan ubicarse fácilmente cuando sea necesario.

“Si las instalaciones religiosas continúan siendo un entorno para infecciones al no implementar medidas antivirus, será inevitable que el gobierno las designe como instalaciones de alto riesgo y apliquen fuertes restricciones”, comentó Chung.

Chung habló horas antes de que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Corea del Sur informaran 51 casos nuevos de COVID-19, lo que eleva el número de casos a 12.850 infecciones, incluidas 282 muertes.

Veintisiete de los nuevos casos provienen del área metropolitana de Seúl, densamente poblada, que ha estado en el centro de un resurgimiento de virus desde finales de mayo.

Doce casos fueron reportados desde la ciudad sureña de Gwangju, donde los pacientes fueron vinculados a un templo budista, un hospital y centros de asistencia social.

Los trabajadores de la salud en las últimas semanas han estado luchando por rastrear las transmisiones que han aparecido desde varios lugares a medida que las personas se aventuran cada vez más en público en medio de una erosión en la vigilancia ciudadana.

Cientos de infecciones se han relacionado con reuniones de la iglesia, locales nocturnos, restaurantes y trabajadores de bajos ingresos, como vendedores de puerta en puerta y empleados de almacenes que no podían permitirse el lujo de quedarse en casa.