Estados Unidos aprueba usar programa israelí que informa sobre el deterioro de pacientes de COVID-19

La Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) dio el visto bueno para utilizar un programa informático que ha ayudado a mantener la red de telemedicina en funcionamiento en los dos mayores hospitales de Israel durante la pandemia.

La compañía informática CLEW, situada en la ciudad norteña de Natania, ha creado el sistema que, según explicó su gerente Gal Salomon, avisa cuando los pacientes de COVID-19 probablemente vayan a tener un fallo respiratorio relacionado con el virus, informa Fuente Latina.

Funciona a partir de una base de datos de miles de pacientes con coronavirus, la mayoría recogidos en Estados Unidos y que son analizados con inteligencia artificial para detectar qué cambios sufren los enfermos en las horas previas al deterioro.

En la mayoría de las enfermedades los sanitarios recurren a sus conocimientos y experiencia, pero en el caso del coronavirus no hay experiencia previa, y lo que este sistema de advertencia ofrece, según Salomon, es “puro dato irrefutable, lo que significa que los médicos pueden establecer relaciones y patrones sobre los que tomar decisiones”.

La Plataforma de Análisis Predictivo es un programa que se instala en los ordenadores de los hospitales. Está diseñado para administrar datos de todos los pacientes de la unidad de cuidados intensivos, no solo los enfermos de coronavirus, e informar a los médicos de cambios en el estado de salud y sugerir tratamientos según los protocolos hospitalarios.

El sistema se comenzó a crear hace cuatro años y en marzo de 2020 recibió aprobación para ser usado en los dos principales hospitales de la región central de Israel, el centro médico Sheba, en la ciudad de Ramat Gan, y el centro médico Sourasky, en Tel Aviv. La Plataforma de Análisis Predictivo también ha estado en funcionamiento durante 10 meses para propósitos de investigación en diez hospitales estadounidenses.

Sus creadores aseguran que han construido un sistema que ayuda a los médicos a tomar mejores decisiones con respecto a pacientes específicos, y el hecho de haber acumulado tantos datos en tan corto período de tiempo resulta ser una aportación revolucionaria que los sanitarios han estado esperando durante mucho tiempo. Este tipo de sistema es relevante para el tratamiento del coronavirus, pero también otros muchos tratamientos médicos, asegura Salomon.

El hecho de que se vaya a usar también en los Estados Unidos, según la compañía, no solo va a beneficiar a los pacientes en tratamiento, sino que cuantos más pacientes haya más datos se generan para el sistema y el trabajo será más preciso.