Liga Árabe: Anexión de Israel podría causar guerra religiosa

Tropas israelíes se enfrentan con manifestantes palestinos el miércoles 24 de junio de 2020 durante una protesta contra el plan de Israel de anexarse partes de Cisjordania y la iniciativa del presidente estadounidense Donald Trump en Oriente Medio, en la localidad de Fasayil, en el Valle del Jordán. (AP Foto/Majdi Mohammed)

El secretario general de la Liga Árabe Ahmed Aboul Gheit advirtió el miércoles en una reunión de la ONU que la intención de Israel de anexarse partes de Cisjordania incrementaría las tensiones, pondría en riesgo la paz en Oriente Medio y podría desencadenar “una guerra religiosa dentro y más allá de nuestra región”.

El líder de la organización de 22 miembros dijo que la anexión también tendrá “ramificaciones más extensas en la seguridad internacional de todo el mundo”.

“De implementarse, los planes de anexión de Israel no sólo serían perjudiciales para las posibilidades de paz actuales, sino que destruirán cualquier posibilidad de paz en el futuro”, dijo al Consejo de Seguridad. “Los palestinos perderán la fe en una solución negociada, me temo que los árabes también perderán interés en la paz regional. Habrá una nueva y oscura realidad en este conflicto, y en la región en general”.

Faltan unos días para el 1 de julio, fecha en la que el acuerdo con la coalición del premier israelí Benjamin Netanyahu permite que se presente un plan de anexión.

Israel capturó Cisjordania de Jordania durante la Guerra de los Seis Días en 1967 y ha construido decenas de asentamientos en los que actualmente residen cerca de 500.000 israelíes, pero nunca la reclamó formalmente como territorio israelí debido a la firme oposición de la comunidad internacional.

El embajador de Israel ante las Naciones Unidas Danny Danon dijo al consejo que “en caso de que Israel decida extender su soberanía, lo hará en las áreas en las que siempre ha mantenido una reclamación histórica legítima y legal”.

Los palestinos, que cuentan con amplio apoyo internacional, aspiran a que Cisjordania sea la base de su futuro Estado independiente. La mayor parte de la comunidad mundial considera que los asentamientos israelíes en Cisjordania son ilegales bajo el derecho internacional.

El secretario general de la ONU António Guterres abrió la reunión exhortando a Israel a que descarte sus planes de anexión, un llamado similar al de casi todos los participantes, incluyendo media docena de ministros y viceministros.

Guterres dijo que la anexión “constituiría una violación sumamente grave al derecho internacional, dañaría gravemente la posibilidad de una solución con dos Estados y socavaría las posibilidades de retomar las negociaciones”.

Guterres instó a Estados Unidos, a la Unión Europea y a Rusia a que asuman rápidamente su papel de moderadores, en conjunto con la ONU, como parte del llamado Cuarteto “y encontrar un marco de trabajo de mutuo acuerdo para que las partes se involucren nuevamente, sin precondiciones, con nosotros y otros Estados clave”.